top of page

EL REBOZO DURANTE EL EMBARAZO Y PARTO

Actualizado: hace 5 días

 

El manteo o rebozo es una técnica ancestral que utiliza un rebozo o pañuelo para masajear la pelvis y otras partes del cuerpo. Es muy recomendable en el embarazo y también durante el parto, por ser muy relajante y aliviar las molestias que padece la madre. Favorece de la dilatación y mejora la experiencia del parto. ¿Quieres saber más sobre el mateo? Sigue leyendo.





¿Qué es el manteo o rebozo?


El rebozo es una prenda tradicional mexicana, que consiste en una pieza rectangular de tela, larga y ancha, generalmente de algodón o lana, que se puede usar de diferentes maneras. Se realizan sacudidas y una especie de masaje y movimientos con ayuda de esta prenda y es aplicada en la cultura mexicana desde hace siglos como parte importante de la identidad y la historia de México.


Estas maniobras, pueden realizarse a cualquier persona y recorren todo el cuerpo, pero vamos a centrarnos y a explicar su aplicación durante el embarazo y el parto. Se dice que las parteras aztecas ya la utilizaban con las madres y en el momento de dar a luz.


Esta técnica se ha utilizado durante generaciones para ayudar a las mujeres durante el embarazo, parto y postparto. Muchas mujeres mexicanas utilizan este mismo pañuelo para portear a su bebé en el posparto.



¿Cómo se realiza el manteo?

Primero, consigue un rebozo o pañuelo largo de algodón o una bufanda grande. Si no tienes un rebozo, puedes usar una toalla grande en su lugar una sábana.

Existen varias posturas en las que las mujeres pueden recibir el manteo, procurando que la embarazada esté estable, relajada y cómoda para recibir la técnica. En pie, a cuatro patas, tumbada sobre la espalda, apoyada sobre una pelota…

Los movimientos deben ser suaves, rítmicos y controlados, del estilo "mecedora".



¿Tiene evidencia científica esta técnica?

La OMS declara y avala a la medicina tradicional en su documento “Guía General de Metodologías en investigación y evaluación de la medicina tradicional” definiéndose como la “suma de conocimientos, habilidades y prácticas basadas en teorías, creencias y experiencias indígenas de diferentes culturas”; y dice que “la falta de estudios de las prácticas tradicionales no debería ser un obstáculo para su desarrollo y sugiere que “allí donde existe poca o ninguna literatura sobre un tema, la tradición oral como fuente debe ser constatada ”. Es decir, anima a la comunidad científica al estudio de las técnicas tradicionales para su implantación en el sistema actual. El rebozo queda integrado pues en este tipo de técnicas y parece que estos últimos años la comunidad obstétrica comienza a hacer hincapié en el estudio de su uso y beneficios.


No hay mucha evidencia científica respecto a esta técnica, pero esto no quiere decir que no pueda ser usada con cierto respaldo por diversos motivos. Existen escritos y referencias no científicas y poco a poco empiezan a aparecer estudios desde 2015 hasta la actualidad, que avalan sus beneficios y dejan claras sus contraindicaciones.



Beneficios y contraindicaciones:


DURANTE EL EMBARAZO:


  • Relaja músculos, articulaciones y ligamentos.

  • Mejora el dolor sacro, lumbar y ciático durante el embarazo. Al sostener el vientre de la mujer embarazada proporciona alivio inmediato en la tensión en la espalda y las caderas.

  • Junto con otras técnicas, puede ser un aliado para ayudar a los bebés que están de nalgas a ponerse de cabeza, ya que puede ayudar a "desencajar" las nalgas de la pelvis materna permitiéndole girar para colocarse en posición cefálica (de cabeza), que es la posición más fácil para el parto vaginal.

DURANTE EL PARTO:


  • Ayuda en el inicio del trabajo de parto ya que potencia la dinámica uterina, favoreciendo así una evolución más fisiológica de todo el proceso de dilatación.

  • Mejora el confort y alivia el dolor en la fase de dilatación.

  • Ayuda al bebé a que se posicione de una manera correcta y disminuye el dolor entre contracciones.

  • Ayuda a regularizar y potenciar las contracciones ayudando al comienzo de parto.

  • Ayuda a relajar y disminuye el estrés y la ansiedad, es una técnica agradable sobre todo si lo utilizamos con musicoterapia y aromaterapia. Puede proporcionar una sensación de seguridad y comodidad que ayuda a las mujeres a relajarse al notar como disminuye la tensión muscular.

  • Al estar más relajadas, las mujeres tienden a sentirse más conectadas con su bebé, convirtiéndose en una experiencia íntima y agradable que fomenta el vínculo madre-hijo.

CONTRAINDICACIONES:

Existen algunos casos donde estaría contraindicado la técnica del manteo o rebozo:

  • Amenaza de parto prematuro

  • Cualquier tipo de sangrado vaginal

  • Placenta previa u oclusiva

CONCLUSIÓN:

El rebozo es tanto una técnica ancestral como moderna, renace desde sus orígenes tradicionales como nueva técnica de apoyo para las mujeres y que pueden aplicar los acompañantes y profesionales durante el embarazo y parto.


Puede ser una herramienta valiosa para las mujeres embarazadas que buscan aliviar algunas de las molestias asociadas con el embarazo y fomentar una conexión más profunda con su bebé. Sin embargo, es importante hablar con un profesional de la salud antes de probar cualquier técnica nueva durante el embarazo.


La técnica tiene múltiples beneficios tanto en embarazo como en la fase de dilatación durante parto: mejora la acomodación de la cabeza fetal en la pelvis, disminuye el dolor y aumenta el confort en las gestantes.


Ya se está introduciendo en las diferentes áreas de la zona de maternidad de los hospitales actuales y cada vez la usan y aceptan más profesionales.

Sin embargo, la evidencia científica, aunque prometedora, es escasa, lo cual indica la necesidad de aumentar la literatura existente y será necesario realizar más estudios científicos al respecto.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page