Qué es la diástasis abdominal?

La diastasis abdominal es la separación de ambos rectos abdominales en la línea alba. Esta separación se corresponde con una mayor distensión del tejido conectivo que une a estos músculos y suele aparecer de forma más prevalente durante el último trimestre del embarazo y posparto inmediato.


En madres primerizas es más frecuente encontrarla por encima del ombligo y en mujeres multíparas por debajo del mismo. También se observa en personas que hacen trabajos físicos extenuantes o con cargas y en personas obesas.


Durante el embarazo se produce el estiramiento natural del abdomen que nos permite el crecimiento del útero y del bebé. Este desarrollo se produce gracias a unos cambios hormonales como la liberación de relaxina y se va recuperando en el periodo de lactancia materna.

Hay algunos factores de riesgo que prevalecen a la diástasis del abdomen: alto índice de masa corporal previo a los embarazos, peso elevado del bebé, aumento del peso durante el embarazo, hiperlaxitud articular y no practicar ejercicio antes y durante el embarazo.


La diástasis se reduce de forma considerable dentro de las primeras 8 semanas tras el nacimiento del bebé, pero está demostrado científicamente que para lograr un cierre de la diástasis hay que realizar ejercicios específicos de la cincha abdominal. Lo que quiere decir, que sería ideal que la mamá, pasadas los 40 días después del parto, acudiese a un fisioterapeuta especializado para comenzar, poco a poco, a realizar ejercicios pautados.


A largo plazo los síntomas que puede producir no tratarse la diástasis, son:


Dolor lumbar y pélvico, debido a la trasmisión incorrecta de las cargas que generan los aumentos de presión abdominal, produciendo daño articular, neuromuscular o separación considerable del tejido conectivo de la línea alba.

Incontinencia urinaria, prolapsos de las vísceras pélvicas o incontinencia fecal (66%). Ésto puede aparecer a los años (10-20-30 años) o bien en los siguientes embarazos.




¿Cómo puedes saber si tu abdomen presenta una diástasis?


Lo más fiable en cuanto a mediciones es la ecografía, en la que se considera normal una distancia de menos de 15mm debajo del esternón, 22 mm 3 cm por encima del ombligo, y 2 cm por debajo 16mm.


Cómo método clínico para realizar la medición, el fisioterapeuta utilizará los dedos o los de la propia paciente. Lo comprobaremos tanto en reposo como con una flexión de tronco, observando en esta última si existe una expulsión de los dedos lo que significa que tiene mejor pronóstico.


Tratamiento con fisioterapia.

La primera vez que acudas a consulta se valorará el tono de toda tu cincha abdominal y musculatura perineal, así como unos test para ver como se distribuye la fuerza desde la pelvis a las piernas (Stork test, y elevación activa de la pierna recta SLRT).


Las técnicas que utilizara tu fisioterapeuta son:


- Ejercicios de control motor lumbar con potenciación y coactivación de suelo pélvico, trasverso del abdomen y multífidos lumbares.

- Kinesiotape para restablecer la secuencia de activación neural de esta musculatura

- Ejercicios hipopresivos

- Fisioterapia de suelo pélvico si existen patologías asociadas como incontinencia o

prolapsos.

- Control postural a través de Streching Global Activo.


Ejercicios a evitar

Los ejercicios que deberás evitar hacer si tienes diástasis del abdomen son aquellos que aumenten la presión intraabdominal como son: los abdominales tradicionales, las sentadillas, las planchas, levantar objetos pesados, running o saltos.


Debemos considerar el tratamiento quirúrgico con abdominoplastia si tras un año desde el nacimiento del bebé y habiendo realizado el tratamiento de fisioterapia, el paciente sigue teniendo dolor a actividades como: mantener el equilibrio sobre una pierna, andar, pasar de sentada a levantada. Cuando los test descritos anteriormente siguen siendo positivos, aunque el sistema muscular este íntegro o al aumentar por encima de los valores normales la distancia entre los rectos abdominales también son motivos de operación.



En Molto Bene realizamos sesiones individuales de fisioterapia ginecológica así como clases con grupos reducidos donde trabajamos la pared abdominal con ejercicios hipopresivos, control postural y suelo pélvico para que puedas mantener estable y sin dolor tu zona lumbopélvica.

Carla Moltó

Fisioterapeuta - Osteópata

Número col. 4092

  • Facebook
  • Instagram