POR QUÉ SE DEBILITA EL SUELO PÉLVICO EN EL EMBARAZO

Actualizado: 13 de nov de 2019


El embarazo es un acontecimiento donde se producen numerosos cambios fisiológicos. La mayoría de los órganos se acomodan a la nueva situación….

incluido el suelo pélvico.



El cambio hormonal induce una relajación de la musculatura pelviana así como cambios en la estructura del tejido conjuntivo de sostén. Frente a este proceso natural, en el que el suelo pélvico se hace más elástico, se deben conocer y prevenir otros factores que pueden añadir una sobrecarga provocando mayor debilitamiento o daño del suelo pélvico.



La relajación de la musculatura en esta etapa afecta igualmente al suelo pélvico. Si a esto se añaden factores como sobrepeso, estreñimiento o una edad avanzada, las posibilidades de que se debilite

  • Sobrepeso: Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la ganancia de peso normal en la embarazada debe ser en torno a 11-12 kg. No obstante, si al comienzo del embarazo existe ya sobrepeso, debería disminuir a 7 kg. aproximadamente. El exceso de ganancia de peso está relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria y fecal al cabo de los años (10-20 años).


  • Estreñimiento: El tránsito intestinal en todas las embarazadas está disminuido y, frente a la tendencia normal al estreñimiento, la mujer debe extremar medidas higienico-dietéticas que lo minimicen, porque está directamente relacionado con el prolapso de órganos pélvicos.


  • Edad: Es una realidad que las mujeres españolas tienden progresivamente a tener su primer, y muchas veces único hijo, acercándose a los 40 años. Desgraciadamente a mayor edad, más posibilidades de desarrollar patología del suelo pélvico.


Si en algún momento (al reír, estornudar…) se te escapan algunas gotas de orina (por poco que sea), es una señal de que tu suelo pélvico está debilitado. Hay ejercicios que pueden ayudarte a fortalecer mientras estás embarazada, siempre consultándolo antes con tu obstetra o ginecólogo, tras el parto y pasados un par de meses (según el caso) deberás valorar el estado de tu suelo pélvico para recuperar su tono muscular.


No obstante, no te alarmes porque existe un proceso de reparación natural de los tejidos debilitados que actúa en los tres primeros meses después del parto y que mejora significativamente las pérdidas, hasta el punto de que desaparecen por completo en muchos casos. Siempre hay que valorar cada caso individualmente.


Por eso es tan importante la prevención primaria:

  • Evitar ganar excesivo peso durante el embarazo.

  • Cuidar nuestra alimentación para evitar el estreñimiento.

  • Realizar ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico a cargo de fisioterapeutas especializados según un programa personalizado e intensivo.

Según estudios recientes, el 40% de las embarazadas españolas padece incontinencia urinaria. Prevenir con ejercicios específicos desde principios del embarazo reduce en gran medida su aparición.

El embarazo en sí mismo constituye un factor de riesgo para la incontinencia urinaria. Como ya hemos dicho antes, ser primípara (el primer embarazo es el más lesivo para el suelo pélvico), el incremento de peso en el embarazo, la edad (principalmente ser mayor de 35 años), los antecedentes familiares o el sobrepeso y la obesidad son factores que aumentan el riesgo de padecer incontinencia urinaria al final del embarazo.


Un estudio reciente, realizado en Cataluña y publicado en la revista internacional “Obstetrics and Gynecology” pone en evidencia que cerca del 40% de las embarazadas españolas padece de incontinencia urinaria. Son cifras similares a las publicadas en otros países. La mayoría de los casos no son graves: pérdidas de orina únicamente ante esfuerzos como toser, estornudar o saltar, pero esto NO debe considerarse algo normal y asumir que va unido al embarazo.


Aunque no todas las mujeres que tienen incontinencia urinaria en el embarazo la tendrán también en el posparto, muchas tendrán tres veces más posibilidades de sufrir este problema en el posparto que las que no.




Está demostrado que con ayuda de manipulaciones osteopáticas y la realización de ejercicios de suelo pélvico desde inicio del embarazo disminuye enormemente la aparición de incontinencia urinaria durante el embarazo y el posparto. De este modo, cualquier mujer que esté embarazada y quiera prevenir la aparición de incontinencia urinaria al final de su embarazo debería comenzar cuanto antes con estos ejercicios siempre supervisados por un un fisioterapeuta (y a poder ser osteópata) especializado en obstetricia.



Fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo es una forma de prevenir que después tengamos problemas de incontinencia urinaria importantes

Si tu embarazo está en estado avanzado y ya empiezas a notar síntomas de incontinencia urinaria, te recomendamos que utilices protectores especialmente diseñados para las pérdidas de orina, y que tras el parto te hagan una valoración de tu suelo pélvico


Si necesitas consejo o preguntarnos cualquier duda sobre tu caso escríbenos. Cuéntanos tu caso y te atenderemos encantadas!



#embarazo #suelopelvico #obstetricia #metodo5P #ejerciciossuelopelvico #postparto #parto #perdidasorina

Carla Moltó

Fisioterapeuta - Osteópata

Número col. 4092

  • Facebook
  • Instagram